viernes, 8 de octubre de 2010

Adios, nos veremos en navidad.


En el momento en el que me dijo que se iba me puse una perfecta máscara intransferible y sonreí. Me alegré por ella, grité con ella, reí con ella. Me volvió a llamar. Me dijo que se iría muy pronto, tan pronto que seguramente no tendría más que un par de días para volver a verla.
Yo seguía con mi perfecta máscara. Ni una lágrima, ni un suspiro, ni un "Mierda, se va..."
Y fue así como me encontré en el aeropuerto diciendole adiós a una de mis mejores amigas. A una de las 2 personas en las que confío:
-Abrigate bien, ¿eh? ¡No cojas frío! - le grité desde la lejanía.
-¡Adios, no veremos en navidad hermana! - me gritó.
Y entonces supongo que en algún momento entre el aeropuerto y mi casa se me cayó la máscara.

6 comentarios:

  1. Me gustó tu blog! :) Te espero x el mio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Es triste cuando las amigas de van, pero piensa qe pronto la veras (:

    ResponderEliminar
  3. Buf... Tan identificada me siento. Tantísimo. Parece que estamos pasando por lo mismo.
    Es una mierda, lo se, pero habrá que apoyarse en la demás gente que está por aquí. Esa que aun no se ha ido y que te ayudan en todo lo que pueden. O lo intentan...

    1 beso

    ResponderEliminar

--Yo--

Seguidores